Ah ça ira!

El ex ministro Foulon había comentado en cierta ocasión, durante una hambruna,
que si la gente tenía hambre podía comer hierba.[…] Había permanecido oculto
para escapar de una muerte segura,incluso había difundido el rumor de que había
muerto. Pero allí estaba descubierto y arrestado. Lafayette sintió lastima de
el, no podrían protegerle, eran demasiados.[…]Arrojaron manojos de hierba a
Foulon y se los metieron en la boca obligandole a que se la comiera, lo colgaron
en el saliente de la Lanterne, cayó, tras golpearle brutalmente le volvieron a
colgar y cuando estaba muerto o casi le cortaron la cabeza y la clavaron en una
pica.Su yerno corrió la misma suerte, las dos siniestras procesiones se
encontraron y la gente grito a la cabeza “besa a papa, besa a papa”. Después le
sacaron el corazón y llendo de camino al ayuntamiento se lo tiraron al alcalde
Bailly, que apunto estubo de darle un ataque…la marcha de las ciudadanas a Versalles

“Una fiesta no es una fiesta si no pones en ella el corazón,Ah ça ira, ça ira, ça ira!”

Fragmento del libro de Hillary Mantel, La sombra de la guillotina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: