Archive for the Antirrevolucionarios Category

Maurepas: ministro por partida doble

Posted in Antirrevolucionarios on enero 3, 2008 by 1789rev

maurepas.jpgJean-Frédéric Phélypeaux, conde de Maurepas (de ahí su sobrenombre), nació y murió en Versalles (1701-1781). Procedente de una auténtica dinastía de ministros y secretarios de Estado desde la época de Enrique IV y María de Médicis, su rica familia había tejido una complicada trama de alianzas de sangre con las más rancias y aristocráticas casas de la alta nobleza de espada. Hijo de Jérôme Phélypeaux, conde de Pontchartrain, Secretario de Estado de la Marina y de Casa de Rey, Maurepas, con sólo catorce años y medio, sucedió en el segundo de estos cargos a su padre, que había dimitido en su favor para retirarse.

En 1723, era nombrado Ministro de La Marina y de los Asuntos Exteriores. Apreciado por Luis XV por ser vivaz, intuitivo, trabajador, inteligente, irónico, sarcástico y cáustico, dotado de una memoria prodigiosa y de un talento notorio para la conversación, nunca se llevó bien con las sucesivas favoritas del monarca. Su falta de celeridad y rigor para encontrar a los autores de los panfletos que atacaban a la Marquesa de Pompadour, supuso su caída en desgracia en 1749.

Veinticinco años más tarde, al acceder Luis XVI al trono, Maurepas llegó a ser Ministro de Estado en mayo de 1774. Al principio de su nombramiento, cometió el error de restaurar los Parlamentos, que habían sido suspendidos por Maupeou, volviendo a poner en la silla al peor enemigo del poder real. Celoso de su ascendiente sobre Luis XVI, conspiró contra Turgot, del que la desgracia en 1776 se siguió después de seis meses de desórdenes por el nombramiento de Necker. Maurepas falleció dos años más tarde.

Anuncios

Luis XVI: el rey guillotinado – Primeros años de reinado

Posted in Antirrevolucionarios on enero 2, 2008 by 1789rev

luis-xvi.jpgCuando Luis ascendió al trono, el país estaba empobrecido y endeudado, y los elevados impuestos habían extendido la miseria entre el pueblo francés.

El comienzo del reinado de Luis sufrió un grave contratiempo con la restauración de los Parlamentos, decisión tomada por el ministro Maurepas en noviembre de 1774. Los Parlamentos, centro del poder aristocrático, habían sido abolidos en el año 1771 por el ministro de Luis XV, Maupeou, y su recuperación ponía en entredicho el poder de la monarquía.

Inmediatamente después de su coronación, redujo algunas de las contribuciones más gravosas y modificó el sistema financiero y judicial gracias a la ayuda de políticos tan competentes como Turgot, ministro de Hacienda, Malesherbes, ministro de Estado, y Gravier, conde de Vergennes, ministro de Asuntos Exteriores. No obstante, la nobleza y la corte le impidieron llevar a cabo reformas más amplias. Era tal la oposición del estamento nobiliario, que Turgot se vio obligado a dimitir en 1776, siendo reemplazado por el financiero Jacques Necker.

Luis XVI: el rey guillotinado – Nacimiento, infancia y ascensión al trono

Posted in Antirrevolucionarios on diciembre 9, 2007 by 1789rev

Luis XVI joven Luis XVI (Versalles, 23 de agosto de 1754 – París, 21 de enero de 1793) fue el tercer hijo de Luis Fernando, Delfín de Francia y María Josefina de Sajonia. La segunda esposa de Delfín era hija de Federico Augusto III de Polonia, Rey de Polonia. Su padre murió joven y nunca llegó a reinar, por lo que la descendencia pasó a Luis, que sucedió así a su abuelo Luis XV.

Su padre no se ocupó de su educación, la cual le fue confiada al Duque de La Vauguyon. La educación de Luis se centró más en las artes y las ciencias que en lo necesario para gobernar un país, debido en parte al duque de La Vauguyon y en parte a los intereses personales de Luis, el cual tenía gran interés por materias como la geografía o la historia.

El 16 de mayo de 1770 contrajo matrimonio con María Antonieta, hija de Francisco de Lorena (Francisco I de Austria) y de María Teresa I de Austria, de la casa de los Habsburgo, con la que tuvo cuatro hijos.

Tras la muerte de su abuelo, Luis ascendió al trono francés en la catedral de Notre Dame, con una nueva corona compuesta de rubíes, zafiros y el diamante más fino del mundo, El Regente.  Fue nombrado como Luis XVI. Tenía en ese momento veinte años.